GALLAECIA, TIERRA MÍSTICA

¿Por qué venir a Galicia? La respuesta es sencilla… ¡por todo! Galicia es una tierra mágica, mística ¡única! Llena de leyendas e historias, desde el grandioso Hércules reflejado en el faro romano más antiguo en funcionamiento del mundo hasta las Meigas que arden en San Juan, la Santa Compaña atemorizando en la oscuridad, los tesoros celtas resguardados en castros, las sirenas causantes de naufragios, la aparición de los santos o los duendes que irrumpen en el camino. ¿Y qué decir de los paisajes? Lugares como Verdes, las Fragas del Eume o la Cascada de Ézaro, son parajes recónditos donde no se respira aire, sino libertad, pureza y tranquilidad. La Playa de las Catedrales, las Islas Cíes o la Toja, paraísos del norte que ni a Cuba deben envidiar. Los acantilados de San Andrés de Teixido, Cabo Fisterra o Estaca de Bares maravillas de la naturaleza donde la paz y fiereza se observan en el vaivén del mar. A estos increíbles sitios se unen todas las aventuras y experiencias que disfrutar:  rutas intensas como el Camino de Santiago, rincones de relajación como las Termas de Ourense, vistas inolvidables como el atardecer en Loibas, fiestas gastronómicas como el Percebe de Corme o eventos épicos como las ferias medievales. Y si a mayores, hablamos de la comida, os aseguro que no querréis iros jamás. El pulpo de Mugardos, la tortilla de Betanzos, el pan de Carral, el queso de Arzúa o el vino de la Ribeira Sacra son delicias al paladar que vais a recordar. Si pensáis que no son razones suficientes, os contaré cómo es la gente: abierta, divertida, acogedora, sentimental, apasionada, trabajadora… os tratarán como si estuvieseis en casa, porque así somos los gallegos, porque así es Galicia.

«Aguas con memoria,

tierras de historia,

arden en el recuerdo, los tiempos de gloria,

volverán con el viento, los rostros de euforia,

se hará de un sendero, una épica victoria.»